Espinacas con berberechos


Popeye tenía razón, las espinacas tienen mogollón de hierro pero además son buenísimas porque tienen calcio y fibra. ¡¡¡Toma ya!!! Los berberechos a parte de estar de muerte tienen más hierro todavía y cantidades ingentes de fósforo. Esto nos  hace más inteligentes, además de fuertes y guapos. Yo lo noté enseguida, ya que después de cenar estuvimos hablando de Locke y de Kant un buen rato, pero ya se me ha pasado.

De todas formas no os quiero engañar, esto de la dieta me va a matar, más que nada por culpa porque creo que todavía no he conseguido seguirla un día completo. Amanda me mata.

En cualquier caso hemos hecho las espinacas con berberechos que están que te mueres y con poquísimas calorías.

Para 2-3 raciones

1 bolsa de 300 gr de espinacas frescas.

200 gr de berberechos.

1 cebolla pequeña

1 diente de ajo

1 trozo de jengibre fresco (opcional, si os gusta el rollo un poco exótico)

Preparación:

Cortar fino filipino en laminas el ajo y el jengibre, lo rehogáis dejándolo bailar un rato, pocháis la cebolla, cuando ya esté hecha, trasparente quitar el jengibre y poner las espinacas.

Para los berberechos:

Aunque a estas alturas todo el mundo sabe limpiar berberechos, os lo cuento porque siempre hay algún despistado. Para limpiarlos bien, una hora antes como mínimo frotarlos y dejarlos en agua con sal. Luego poner un cazo con agua o vino blanco (muy poco) a calentar cuando hierva ponerlos pero no los volquéis porque siempre se arrastra algo de arena. No los perdáis de vista, cuando se abran inmediatamente los quitáis del fuego.

Luego solo tenéis que ponerlo con un poco de arte en el plato. Podéis añadir un poco del caldo de los berberechos o guardarlo para la paella (¡¡¡ay no que estoy a dieta…!!! Amandaaaa!!!!!!!!!!!!!).

WP_20150127_005

Fácil, no? Pues no os imagináis lo buenas que están estas espinacas o sí, venga.

Besos y abrazos,

Eduardo Madrid del Olmo,

Redactor jefe de CocinaHoy, revista de prestigio gastronómico reconocido.

Anuncios