Patatas con hongos


Hemos recibido en la redacción de CocinaHoy numerosas peticiones de recetas de cuchara, de las de la abuela de toda la vida, y para satisfacer la demanda hemos preparado estás patatas con hongos.

Patatas con hongos y costillas

Patatas con hongos y costillas

Salir a por hongos o por setas está de moda. En TV3 hay un programa especial de setas  Caçadors de Bolets también hay asociaciones y clubes micológicos e incluso hay viajes turísticos especiales.

En casa lo conocemos bien de muy pequeños solíamos ir por el Pinar de Jábaga y siempre encontrabas unos cuantos hongos, pero había que andar espabilado porque el gran Apisonadora Barrilete arrasaba con todo y no dejaba una mísera seta para el resto. También recuerdo que nunca he cogido más de tres o cuatro, era mi hermano Miguel el que siempre los encontraba.

Níscalos

Hay que recordar que en Cuenca los níscalos se les llaman hongos (voy a por hongos, voy a por níscalos), los catalanes y levantinos les llaman rovellons.

Las patatas con hongos es la típica receta de otoño-invierno que te ponían de plato único y te quitaba el frío de una cucharada. Yo las he hecho con costillas adobadas pero las podéis hacer con conejo o incluso para los vegetarianos (¡prima Elena!) igual pero quitando la chicha.

También los hongos están buenísimos a la plancha o al horno con un poco de ajillo de hecho casi me gustan más así.

Patatas con hongos para 2 personas: 

10 – 12  hongos medianos

6 – 8  costillas adobadas o medio conejo

1 patata grande

1 tomate grande o 2 pequeños

1 cebolla

2 dientes de ajo

1 punta de pimentón

Aceite, laurel, pimienta en grano y sal

Sofreír  la cebolla y los dientes de ajo enteros sin pelar, cuando está la cebolla transparente añadir el tomate, luego los níscalos hongos o revellons dependiendo de donde seáis… y rápidamente poner la carne. Para terminar falta poner los trozos de patata y cubrir con agua o un poco menos, y ya solo queda añadir el pimentón, el laurel y la pimienta, probar de sal. Dejar hervir a fuego lento hasta que la patata esté en su punto (aprox. 25 -30 min pero depende del tipo de patata). Importante, la patata hay cortarla en trozos rompiéndola, así dicen los expertos que suelta el almidón al cocerla y la salsa queda más trabada, si no ya sabéis que las maldiciones de Arguiñano os pueden fulminar o algún fantasma tipo José Andrés se os puede aparecer. Es obligatorio tomar las patatas con hongos con un buen vaso de vino, después de comer relajarse en modo sin roncar… con manta y peli de no estar muy atento. Para rematar levantarse con olor a café recién hecho…

Para los que os alucinan las setas y hongos, os recomiendo en Madrid el Cisne Azul,  El Brote, El Imperio y La cocina de María Luisa.

Besos y abrazos a todos,

Eduardo Madrid del Olmo, redactor Jefe de Cocinahoy, revista de cocina y gastronomía variada de aquí y allá.

Anuncios