Restaurante Santceloni


Este sábado pasado se produjo un hito en la historia de Cocinahoy. Visitamos por primera vez el mejor restaurante de Madrid,  Santceloni.  Esto fue posible porque hace 40 años mi madre me trajo al mundo y de regalo mis hermanos me invitaron  a Santceloni.

 

 

 

Lo importante es que este es el restaurante que nuestro faro, luz y guía Santi Santamaría  nos dejó en el centro de Madrid. Santi Santamaría faro, luz y guía de este blog, filósofo y precursor de la cocina más auténtica y que por fin pude probar.

 

La-cocina-al-desnudo-de-Santi-Santamaria-520x376

 

40 años  no son ná. La vida hay que vivirla con intensidad, en cualquier momento se puede acabar y no podemos desperdiciarla en lamentos ni tristezas que no nos llevan a nada. Santi Santamaría nos dejó de repente, como de repente se han ido personas muy cercanas. Insisto, nada de lamentos y sí quererse en el momento y agradecer a los que tenemos cerca cualquier cosa. Agradecer es algo que tenemos que hacer  continuamente aunque sea cursi y a veces innecesario, y es por eso mismo por lo que tiene más valor por ser cursi e innecesario.

Por eso también quiero dar las gracias a todos los lectores de Cocinahoy, porque sois muchos, acabamos de llegar a las 30.000 visitas. Gente que se ha molestado en entrar, leer e incluso participar en esta revista o blog.  Especialmente gracias a María y a Mariuca que han ayudado a que sigamos con Cocinahoy con su participación, y a los primos y amigos que están pidiendo a gritos más recetas.

Sigo con Sanceloni. Santceloni es el mejor restaurante que he estado en mi vida. Nos trataron como si fuéramos únicos, con lujo pero sin pomposidad. Tomamos un gran menú completo y un cava de María Casanovas de flipar.

Lo absolutamente sublime fueron dos cosas, unos ravioli con caviar  que han ido directamente al número 1 de la lista de manjares de los dioses, y la otra fue  el famoso jarrete de ternera blanca. Todavía cierro los ojos y puedo saborear lo crujiente que estaba la piel y lo tierna que estaba la carne.

 

 

Ravioli con caviar Santceloni

Ravioli con caviar Santceloni

 

Después del jarrete vino otro de los puntos álgidos de la noche. ¡Dios, qué orgía, no quería que se acabara nunca! Fue la hora de los quesos. Hasta uno de los camareros me dijo de buen rollo que no hacía falta que me lo comiera todo, cinco minutos antes María me había dicho los mismo. Pero es que me parecía imposible que algo tan bueno se pudiera quedar en el plato.

 

Tabla de quesos Santceloni

 

 

Quiero dar las gracias a Abel Valverde, probablemente la persona que más sabe de quesos de España. A Óscar Valvarde el cocinero que hace posible todo esto y al sumiller David Robledo que consiguió aconsejarnos a las mil maravillas.

 

 

 

Pero se acabó y solo me queda el recuerdo que no es poco ya que me acompañará toda la vida. GRACIAS HERMANOS.

 

 

Besos y abrazos a todos.

 

Eduardo Madrid del Olmo, ¡¡¡Cuarentón oe oe oe oe!!!

 

 

 

Anuncios