4772 Eduardo MasterChef


 
IMG_9043
 

“Todo el mundo tiene un sueño, el mío es cocinar.” Así empezaba el vídeo que grabé para el casting de Masterchef, que nos costó más de 50 tomas, muertos de risas al principio un poco hartos al final.

 

El otro día empezó la II edición de Masterchef y como sabéis algunos me presenté con toda mi ilusión. No me cogieron… pero llegué al macrocasting de Barcelona.  Aaaaarrrhhhhhhhhhh, qué dura es la derrota.

 

Nunca antes me había puesto tan nervioso con nada como en el primer casting en Madrid. Antes tienes que pasar un montón de filtros y pruebas. Pero también es un subidón cuando te llaman para decirte que has pasado la prueba.

 

Recibieron más de  9.000 solicitudes y “solo” quedamos 500 para Barcelona. Entregaron 50 cucharas de madera y luego hicieron una final que es lo que salió el programa del otro día.

 

En el primer casting presencial las instrucciones eran claras, tendríamos 20 minutos para montar un plato y solo podíamos tener un hornillo o similar para calentarlo. Era totalmente libre, podías cocinar lo que quisieras.

 

Hice una carne macerada en soja y jerez  de Arzak, pero la adapté , en vez de sake puse jerez, en honor a mi madre que le gusta mucho cocinar con jerez, y un poco de pisto como recuerdo a mi tía Sole. Salió espectacular. Tengo la entrada preparada la carne es bestial, de verdad realmente espectacular.

 

Además de la prueba presencial está la entrevista a cámara que yo creo que es lo que cuenta.  Sinceramente creo que pesa más como te comportes ante la cámara. El año que viene tomo clases de interpretación o de danza del vientre porque como no te salgas un poco de lo normal vas fatal. Al final es un programa de tele y es entretenimiento y ahí está la gracia. Necesitan gente para eliminar y para hacer un macrocasting pero aun así, sabiendo que haces de extra o de actor secundario creo que merece la pena.

 

En Barcelona hice una pularda trufada, que es como el pavo trufado de navidad pero sin el como. Pensé que vendería más pularda pero  no fue suficiente.

 

Quiero dar las gracias a especialmente a María porque me ha ayudado y me ha contagiado su ilusión y transmitido todo esto a todo el mundo. Un beso a la madre que me parió, a Dante y a mis herman@s cuñad@s  sobrin@s que me han dado ánimos y estuvieron pendientes de la cuchara de madera, y a todos los amigos, a la gente de la piscina del Triangulo de Oro y a los de la oficina.   Muchas gracias a Ramón y Meritxell que nos compartimos un fin de semana buenísimo.  

 

Bueno iré subiendo fotos de los casting sobre todo de los platos. Vaya nivel había!!!

 

Por cierto hemos puesto un nuevo diseño en CocinaHoy.  Espero que os guste.

 

Eduardo

Anuncios