Vino: Alión cosecha 2006


Hola, soy Martina, el nuevo fichaje de CocinaHoy, Eduardo me ha pedido que comente los vinos y haga alguna cata para esta revista y yo, que soy bastante facilona, no me puedo negar.

No soy enóloga ni catadora profesional pero tengo una especial sensibilidad para el vino y los maridajes que me ha abierto muchas puertas.  Y es que me encanta el vino.

A Eduardo lo conozco de varios cursos y la verdad es que es voluntarioso pero no tiene mucha idea aunque da el pego a los ignorantes.

Me encanta beber vino pero tengo una regla fundamental y es que no puedo beber sola, es una manía que tengo desde que empecé desde jovencita a tomar con cierta asiduidad.  Con el tiempo me he ido aficionando al vino, al vino bueno, que no necesariamente tiene que ser caro. Lo del maridaje simplemente es tener un poco de gusto y experiencia.

Empezaremos con la cata de Alión cosecha del 2006 que le regalaron a Eduardo hace tiempo y lo tenía guardado para una ocasión especial.  Me invitaron a cenar  a casa de María. Cenamos un  buen filete de  buey, queso puro de oveja que le regaló también su hermano Miguel (la marca no la digo que si no se dispara la demanda y nos quedamos sin este manjar) y unas setas que estaban buenísimas, una cena de lujo. Algo tan sencillo y a la vez tan complicado, una cena fantástica en la que hablamos de todo.

Alión Cosecha 2006, Ribera del Duero.

Alión es una especie de escisión de Vega Sicilia, querían hacer un vino distinto más moderno allá por el año 90. En cualquier caso es un ejemplo perfecto de lo son los típicos vinos de Ribera. Por cierto, ahora no se deja de hablar de Vega Sicilia porque están enfadados el padre y dos hijas  (que son los dueños de Eulen los de las limpiezas) con los hijos díscolos (5 de 7) como los llama él (dueños de Vega Sicilia).  Vamos  ni Falcon Crest supera esto. Qué tiempos aquellos Falcon Crest… Richard Chanining, Lorenzo Lamas,… Melisa, …

A ver que me pierdo… El caso es que Alión era una delicia, una cosa espectacular muy bueno y con el queso más todavía.  Sientes como un cosquilleo que hace que la vida sea maravillosa. La segunda copa está más buena que la primera, y con la carne todo mejora una barbaridad… mmm.  

Lo único que le dije a Eduardo es que no se le ocurra volver a guardar durante tanto tiempo un vino tan bueno, hay que beber más vino y celebrar todo lo que se pueda.

Besitos, nos vemos en la próxima cata. 

Martina, especialista de vinos y maridajes de la mejor revista on line del momento, CocinaHoy

Anuncios